Seleccionar página

PRESENTACION

El rápido envejecimiento de la población y el aumento del número de personas que padecen Alzheimer y otras demencias han puesto de manifiesto el importante papel que juega la familia en el cuidado y atención a estas personas. Esta enfermedad, no solo afecta al individuo que la padece sino que también repercute de manera muy importante en la familia. Ésta es la fuente más directa de apoyo. Debemos de reconocer la importancia del cuidador primario que va aumentando a medida que progresa la incapacidad y dependencia del enfermo. Su papel es fundamental, ya que ejerce diferentes funciones indispensables para su atención: es el informador clave, puesto que es un observador permanente de la situación del paciente, es quien supervisa y el que provee los cuidados básicos. La mayor parte de ayuda que se proporciona a estos enfermos, proviene de los cuidadores familiares, quienes, debido a las enormes demandas que han de soportar se encuentran sometidos a una situación de estrés, que afecta negativamente a su salud. Muchas veces, los cuidadores dejan de lado sus actividades cotidianas o se aíslan, debido a la carga que supone el cuidado del otro

NOMBRE DEL PROYECTO

Dirigido a proporcionar soporte a los familiares para que puedan desempeñar en las mejores condiciones posibles su dura y cotidiana labor. Objetivos:

  • Disminuir los sentimientos de aislamiento, estigmatización, angustia y culpabilidad
  • Fomentar la participación de sentimientos ambivalentes
  • Proporcionar información sobre la enfermedad
  • Compartir estrategias para la solución de problemas puntuales
  • Facilitar la tolerancia y aceptación de la conducta del enfermo
  • Facilitar la apertura a otras relaciones fuera del hogar
  • Movilizar la red social y familiar
  • Fomentar la creación de grupos de autoayuda

FUNDAMENTACION

El envejecimiento de la población junto a los avances en la medicina ha hecho de la cronicidad un asunto ordinario y de los cuidados en el domicilio algo natural a la vida familiar. En España la familia es la principal y, a veces, el único recurso con el que cuentan los cuidadores. Cuidar de un familiar dependiente puede suponer una alteración en los roles y las tareas, así como la necesidad de asumir nuevas exigencias económicas y una reorganización en la vida familiar cotidiana. La familia se encuentra afectada por el sufrimiento de su ser querido, la sobrecarga física de su cuidado, la sobrecarga afectiva en la toma de decisiones difíciles, la incertidumbre sobre el futuro de su familiar y los miedos culturales y propios hacia la muerte. La familia es la fuente más directa de apoyo En general surge entre los miembros de la familia una persona que se encarga de la coordinación y de las decisiones: es el cuidador principal. Entendemos por cuidador principal aquella persona adulta, con vínculo de parentesco o cercanía que asume la responsabilidad del cuidado de un ser querido que vive con esta enfermedad. El cuidador realiza, supervisa y apoya las actividades de la vida diaria del receptor del cuidado. La existencia del cuidador familiar es fundamental en nuestra sociedad pues constituye uno de los recursos vitales para garantizar una atención de calidad. El cuidador dedica la mayor parte del tiempo al familiar enfermo, por lo que se enfrenta a la desaparición de su proyecto vital. Si tenía planes como ir de vacaciones o cualquier otro evento, posiblemente tenga. También sufren cambios las relaciones sociales, que van desapareciendo poco a poco. Un significativo número de cuidadores padece de depresión, ansiedad u otros trastornos derivados del cuidado de la persona dependiente.

La finalidad de este proyecto es acercarse a la realidad de los cuidadores, saber cómo desarrollan los cuidados día a día y cómo aprenden de esa práctica diaria, así como conocer las necesidades que experimentan en la dura tarea de cuidar.

El cuidador y el familiar son una unidad, por lo que el enfermo precisa de su cuidador a lo largo de la enfermedad. Si el cuidador está bien, el enfermo tendrá unos mejores cuidados. Es imprescindible la detección precoz y las intervenciones en la sobrecarga psicofísica de los cuidadores de enfermos de Alzheimer.

Realización de talleres para familiares y cuidadores no profesionales

  • Diseñar un programa psicoterapéutico que pretende cuidar al cuidador.
  • Aplicar y evaluar la eficacia del programa de terapia sistémica breve.

Coordinación con los Servicios Sociales de Ayuntamiento y voluntariado.

Programa terapéutico de autoestima para familiares de personas con Alzheimer

El programa de autoestima es un proyecto propio, cuyo objetivo principal es descubrir nuevos recursos en las personas y fortalecer los que tiene para que pueda ponerlos en práctica en la vida diaria tanto en el cuidado como en el resto de situaciones que engloban su vida. Entre los objetivos específicos se encuentran crear un concepto de autoestima, fomentar la capacidad de elogiarse a sí mismo, potenciar la asertividad, promover la autoeficacia,… Objetivos:

  • Aumentar los niveles de autoestima y los indicadores relacionados con el bienestar.
  • Mejorar el apoyo social.
  • Disminuir los niveles de ansiedad, depresión y sobrecarga.

TEMPORALIZACION

Los talleres se realizaran cada tres meses con el fin de realizar un estudio de la evolución de los participantes en dichos talleres, la duración será de un mes dos días a la semana con una duración de tres horas diarias

La difusión de este proyecto se realiza mediante cuñas publicitarias en radio y prensa local y también mediante cartelería

Share This